CARTOGRAFÍA LINGÜÍSTICA DE EXTREMADURA

Presentación

Red de puntos

Cuestionario

Informantes

Encuesta

Transcripción fonética

Ordenación del material

Cartografía

Textos dialectales

Publicaciones

Dialectología y geografía lingüística

Bibliografía

Corpus Dialectal de Extremadura (CoDiEx)

Versión para imprimir 

SELECCIÓN DE LA RED DE PUNTOS

 

No existe un criterio de aplicación matemática para seleccionar puntos de encuesta. A priori, cualquier localidad de un territorio determinado puede ser objeto de investigación. Pero estudiar todas las comunidades lingüísticas de una región extensa es prácticamente imposible, además de innecesario[1]. Los atlas pretenden ofrecer una visión general de los fenómenos lingüísticos y de los aspectos etnográficos de grandes áreas (países, comunidades o provincias). La realización de encuestas en todos los núcleos posibles de una región no solo multiplicaría el material, complicando o imposibilitando la cartografía, sino que, además, en el momento de delimitar isoglosas, nos encontraríamos con que lo recopilado se podría haber generalizado con una red menos tupida.

Algunos investigadores han tratado de sintetizar la elección de localidades según distintos criterios. Montes Giraldo establece los siguientes factores[2]:

a) Que las localidades estén más o menos uniformemente distribuidas en todo el territorio.

b) Que la localidad sea lo suficientemente antigua para que tenga una tradición lingüística común.

c) Que tenga un mínimo de autonomía o vida propia.

d) Que haya posibilidades de acceso a la localidad.

Esos cuatro factores son indispensables, los que tienen que ser el soporte de cualquier elección geográfica, aunque sólo estaremos en condiciones de delimitar una buena red de puntos –como un buen cuestionario– al terminar la investigación, o, al menos, mientras ésta se lleva a cabo.

Antes de comenzar las encuestas en Extremadura realicé una selección de 74 localidades distribuidas de la siguiente forma: 35 en la provincia de Cáceres, 36 en Badajoz y 3 en el norte de Andalucía. Pero ya desde el primer momento fui consciente de los problemas que acarreaba tal selección, por lo que hubo que buscar una alternativa[3]. Definitivamente, la red quedó integrada por 58 puntos (30 en Cáceres y 28 en Badajoz)[4] y me ceñí exclusivamente al territorio administrativo extremeño.

Otro aspecto que conviene aclarar es que la selección no ha sido, salvo excepciones, inamovible. De hecho, en alguna ocasión, se han producido desplazamientos sobre la primera elección por distintos motivos. Por ejemplo, pensaba recoger, en el cuadrante noroccidental de la provincia de Cáceres, el habla de Valverde del Fresno, pero debido a la intensa castellanización a la que se ha visto sometido el pueblo preferí realizar la encuesta en Eljas, núcleo bastante más conservador que Valverde a causa de su geografía y número de habitantes.

Los criterios que he seguido para formalizar la red de puntos son los siguientes:

1.          Distribución geográfica. Sin duda es el criterio más importante, ya que he pretendido que haya una distribución homogénea de los puntos en el territorio, sin grandes acumulaciones que dificulten la cartografía ni grandes áreas sin localidades de encuesta, excepto, como es lógico, en los despoblados naturales[5].

2.          Presencia de todos los partidos judiciales. Administrativamente, Extremadura está dividida –como el resto de España– en entidades políticas más reducidas: los partidos judiciales. Mi intención ha sido investigar al menos una localidad de cada partido, lo que ha dado como resultado una distribución de los núcleos regular desde el punto de vista geográfico. Este procedimiento es el que ya se ha materializado en los trabajos de cartografía lingüística dirigidos por Manuel Alvar[6].

3.          Preferencia en el estudio de localidades rurales. Las características del cuestionario hacían necesario el establecimiento de una red de puntos de marcado carácter rural. Dentro de esta red se ha dado preferencia a los núcleos más pequeños sobre los mayores. Así, he preferido para la selección cartográfica Mesas de Ibor a Bohonal de Ibor, Villa del Rey a Brozas, o Cedillo a Alburquerque. Pese a todo, he encuestado tres cabezas de partido judicial en la provincia de Cáceres (Logrosán, Montánchez y Garrovillas) y dos en Badajoz (Herrera del Duque y Olivenza).

Otro criterio que también ha influido en la determinación de la red ha sido la exclusión de localidades de nueva creación, muy abundantes en el valle del Guadiana y en la ribera del Tajo, que –interesantes lingüísticamente desde otros puntos de vista– no pueden seleccionarse para un estudio de geografía lingüística[7].

No me ha preocupado el hecho de que algunas localidades ya hayan sido investigadas en el ALPI o en el ALEP. La red coincide en diez puntos con el primer atlas y en diecinueve con el segundo. En el caso del sur de Badajoz, así como en la frontera pacense con Portugal, es prácticamente imposible no coincidir con el ALEP, ya que los puntos tienen una situación estratégica.

Las localidades que he seleccionado como objeto de estudio, con el número que aparece en el cartografiado, son las siguientes:

CÁCERES BADAJOZ
Cc 100 Casar de Palomero Ba 100 La Codosera
Cc 101 Eljas Ba 101 Puebla de Obando
Cc 102 Ahigal Ba 102 Mirandilla
Cc 103 Guijo de Galisteo Ba 103 Lobón
Cc 104 Casas de don Gómez Ba 104 Alange
Cc 200 Segura de Toro Ba 200 Helechosa de los Montes
Cc 201 Robledillo de la Vera Ba 201 Herrera del Duque
Cc 202 Malpartida de Plasencia Ba 202 Orellana de la Sierra
Cc 300 Portaje Ba 203 Medellín
Cc 301 Ceclavín Ba 204 Baterno
Cc 302 Garrovillas Ba 205 Campanario
Cc 303 Villa del Rey Ba 206 Zarza Capilla
Cc 304 Cedillo Ba 300 Corte de Peleas
Cc 305 Monroy Ba 301 Olivenza
Cc 306 Membrío Ba 302 Almendral
Cc 400 Casatejada Ba 303 Fuente del Maestre
Cc 401 Serradilla Ba 304 Cheles
Cc 402 Mesas de Ibor Ba 400 Benquerencia de la Serena
Cc 403 Torrejón el Rubio Ba 401 Puebla de la Reina
Cc 404 Villar del Pedroso Ba 402 Retamal de Llerena
Cc 405 Deleitosa Ba 403 Peraleda del Zaucejo
Cc 406 Santa Marta de Magasca Ba 500 Valle de Santa Ana
Cc 500 Aliseda Ba 501 Valencia de Mombuey
Cc 501 Torremocha Ba 502 Higuera la Real
Cc 502 Montánchez Ba 503 Calera de León
Cc 600 Alía Ba 600 Usagre
Cc 601 Berzocana Ba 601 Malcocinado
Cc 602 Madroñera Ba 602 Puebla del Maestre
Cc 603 Logrosán
Cc 604 Escurial

Además, en el verano de 1992 hice nueve encuestas piloto en la zona sur de la provincia de Cáceres. Los puntos que en aquella ocasión se entrevistaron fueron Santa Cruz de la Sierra, Aldeacentenera, Plasenzuela, Benquerencia, Santa Ana, Alcuéscar, Montánchez, Escurial y Madroñera[8].

También –durante la realización de las encuestas definitivas– se han intercalado otras encuestas complementarias en distintas localidades extremeñas. Esas localidades han sido las siguientes: Pinofranqueado, Caminomorisco, Casas del Monte, Casar de Cáceres y Bohonal de Ibor, en la provincia de Cáceres; y Magacela, en la de Badajoz.


[1] Aunque hay lugares en los que se ha hecho, como en el Atlas Lingüístico de los Pirineos Orientales (ALPO).

[2] José Joaquín Montes Giraldo, Dialectología y Geografía Lingüística. Normas de orientación, Bogotá, Instituto Caro y Cuervo, 1970, págs. 86-88.

[3] Había zonas en las que sería imposible cartografiar los datos debido a la acumulación de puntos.

[4] El hecho de que en Cáceres se hayan investigado más puntos que en Badajoz se debe al mayor número de municipios de la provincia alto-extremeña. Cáceres cuenta con 218 ayuntamientos, frente a los 162 que tiene Badajoz.

[5] Aliseda (Cc 500) es un núcleo que debe estar presente en cualquier selección como consecuencia de su posición geográfica.

[6] Para la elaboración de la red de puntos del ALECMan, Pilar García Mouton y Francisco Moreno Fernández han recurrido a otra entidad subprovincial denominada «área de dominación» socio-económica y cultural o «comarca funcional» (Véase Pilar García Moutón y Francisco Moreno Fernández, “Proyecto de un atlas lingüístico y etnográfico de Castilla-La Mancha (ALECMan)”, en Actas del Primer Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, II, Madrid, Arco/Libros, 1988, pág. 1164).

[7] Los núcleos visitados más modernos son Cedillo (Cc 304) y Corte de Peleas (Ba 300), y ambos cuentan con más de 200 años de historia.

[8] Posteriormente, ya en la selección definitiva de localidades, se repitieron las encuestas en Montánchez (Cc 502) y Escurial (Cc 604), con los mismos informantes, y en Madroñera (Cc 602), con uno distinto.

Versión para imprimir 

 

© José Antonio González Salgado, 2005 y siguientes

jantoniosalgado@yahoo.es

www.geolectos.com